miércoles, noviembre 11, 2009

Creo que al final quedó más que un garabato muy prólijo.




9 comentarios:

Mondragón de Malatesta dijo...

Quizá un amigo lejano, te pinte en modo material.
Una casa, dos nubes, un abrazo.
Instante precioso, para olvidar todo
lo recreado.

Sinceramente, extraordinario!
Éxitos.

Silvi Rivoira dijo...

No ve, no ve que es un romántico.

Anónimo dijo...

son palmeras datileras?

Silvi Rivoira dijo...

Phoenix dactylifera para ser precisos.

Anónimo dijo...

me encantan los dátiles rellenos de almendra o envueltos en una fina capa de bacon pasados por la sartén. Después un vaso de leche chocolateada y contemplar ese precioso cielo azul. Felicidades

Mondragón de Malatesta dijo...

Prefiero una Margarita llamada Luzía...
No sé si sea romántico, lo que sé,
y lo supe siempre, es que el amor
no existe, y si existía, ya lo asesiné...

Silvi Rivoira dijo...

Nos falta decir:Auspicia estos comentarios "Vivero Mario".

Gamar dijo...

Muy bueno, pero porqué no un rastrojero en la puerta?

Silvi Rivoira dijo...

Por que no un porsche?